miércoles, 5 de octubre de 2016

2. El abuelo que saltó por la ventana y se largó

¡Hola y buenas tardes!

Estoy aquí de nuevo para comentar con vosotros/as una película que vi este fin de semana y que me encantó, además de recordarme a un libro que hace mil que quiero leer. 

Y esta es... ¡"El abuelo que saltó por la ventana y se largó"! La verdad que soy fan incondicional de las películas con nombres largos, raros o divertidos; y esta los tiene todos. La portada me llamaba mucho la atención, y la sinopsis os la dejo aquí:

Allan Karlsson, un anciano de cien años, vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se escapa de la residencia por una ventana dejando plantados al alcalde y a la prensa local. No está dispuesto a renunciar al placer de vivir y, aunque no sabe dónde ir, se lanza a la aventura. A lo largo de su larga e intensa vida ha tenido experiencias muy singulares: inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, amistades comprometedoras como la esposa de Mao. Además, ha desempeñado actividades de alto riesgo como agente de la CIA o como ayudante de Oppenheimer en la fabricación de la bomba atómica. 



Nuestro maravilloso y variopinto protagonista es:


- Robert Gustafsson como Allan Karlsson 



Yo que me he dado cuenta de que me encantan los principios... y es que el de esta película es desternillante. Me encanta Allan, que a sus 100 años no ha desperdiciado nada de la vida, ha vivido como ha querido y ha hecho explotar miles de cosas (cada cual con sus aficiones...).

Me parece muy interesante cómo la historia se divide y se vuelve a juntar, cómo vemos a Allan creciendo y envejeciendo a la vez, entendiendo poco a poco más de su vida y todo lo que ha vivido. A medida que avanza la historia nuestro protagonista encuentra muy buenos compañeros (algunos forzados) de equipo para la gran aventura... no planeada, por cierto. Hay cosas que surgen así. A lo mejor es un plan especial del destino por los 100 años de Allan, pero seguro que no lo olvidará. 

Se pueden notar esos detalles sutiles que nos deja el director, como los pies de Allan pisando las flores del jardín, su nombre escrito en las pantuflas (la de aventuras que van a vivir), los escenarios de las explosiones y esa maravillosa personalidad y filosofía de vida que Allan tiene, tan bien plasmada del libro a la película. 

Desde Franco hasta Stalin, incluyendo a Churchill: en este film hay cabida para todos los personajes, hasta para Einstein (¡pero no el que todos creéis!). Es impresionante lo bien que combinan todas las escenas, cómo te envuelve la banda sonora (muy acertada); sobretodo en esas escenas del pasado que tienen tanta acción.


Toda la película me parecieron 10 minutos, y eso que yo no soy de películas históricas, pero hasta esa parte me gustó bastante (y no me había tomado ninguna copa). 


Por último, recomendaros este film sueco una vez más, porque es una película diferente, que te atrapa, que te mantiene con todos los sentidos en la pantalla.

<<Si va a matarme dese prisa, tengo 100 años.>>

Ah, y hay un gato que se llama Oppenheimer. Y muchas explosiones. Y gritos.

Os dejo el trailer: aquí mismito.

¡Hasta pronto!

2 comentarios:

  1. Siempre me ha hecho mucha gracia el título de este libro, jeje.
    Me queod un a echar un vistazo por tu blog, te dejo el mío por si te interesa: elaberintodepalabras.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también! Me paso por tu blog, nos seguimos!

      Eliminar